27 de abril de 2017

Enseñar felicidad.

Pincha en la imagen para leer el artículo 8 puntos esenciales para criar a un niño feliz.


3 comentarios:

  1. Fácil teoría, difícil practica. Ojala podamos darles solo felicidad en esta vida, pero aveces los padres somos personas también y no por que seamos padres de repente nos volvemos perfectos. No estoy de acuerdo con el articulo, me parece una presión mas añadida a nuestro día a día impuesta por la sociedad en la que vivimos. Claro que queremos lo mejor para ellos, pero aveces no llegamos a todo... y no por eso dejamos de ser buenos padres, ninguno. Mis padres me dieron momentos de felicidad, pero también les vi tristes, abatidos, deprimidos, preocupados, rendidos como les vi también luchando, disfrutando y darnos toda la felicidad del mundo y lo mejor querernos. Quitémonos de la cabeza la idea de ser perfectos, los niños mas fuertes son los que dejamos de sobreproteger y los que saben afrontar la vida con lo que viene, siempre y cuando todo se haga con amor y cariño para ellos. Yo desde luego estoy lejos de la perfección, mis padres tampoco, mis abuelos tampoco... pero jamas he sentido mas amor por parte de nadie que no sean ellos y creo que es lo único que queda de nuestra infancia.

    ResponderEliminar
  2. Lo que estoy en desacuerdo es con el punto 8... que venga alguien a mi casa y se quede 10 días como yo en Semana Santa con dos niños de 3 años y haga de modelo para ellos. Me rió yo de los padres modelo, esos de la revistas quizás ... por que mis hijas a los 5 minutos de que te hayas ido al baño o intentes calentar la comida, te la pueden liar de manera grave, por que son niños de 3 años... y al final o acabas gritando como un histérico, o acabas diciendo que vienen todos los lobos, brujas y cocos que existen...por que o sean tatuado hasta las cejas con rotuladores, o te han tirado un bote de jabón por el fregadero, o han pintado las paredes de media casa de letras, muebles incluidos... Dios sabe que mas ideas pueden tener. Y puedo decir que estoy muy encima de ellas, siempre preparo juegos, actividades, tienen a mano papel y cosas de pintar, imanes, libros........ todo para entretenerse, soy muuuuuuuuuy calma, tengo altas dosis de paciencia, acabo disfrazada muchos días y bailando... pero mantener el ritmo, energía y ganas que tienen ellos, aveces es incompatible con una vida de adulto y con las preocupaciones de cada uno y si me han visto llorar mas de un día, deprimida y sin ganas de jugar...pero eso no me hace peor madre... me hace persona.

    Pero claro esa es solo mi opinión personal y acepto por supuesto que alguien este pensando de otra manera que yo.

    ResponderEliminar
  3. El articulo tiene cosas que estas de acuerdo o no, pero siempre es útil algunas ideas. Gracias Claudia por proporcionarnos otros puntos de vista.

    ResponderEliminar